La España vacía.

LA HIPOCRESÍA Y DESFACHATEZ DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS AL QUERER ENCABEZAR LA MANIFESTACIÓN DE “LA ESPAÑA VACIADA”.


Vicente A. C. M.

Si hay algún colectivo que muestre sin ruborizarse su falta total de escrúpulos es sin duda lo que se llama casta política que conforma el núcleo dirigente de los partidos políticos de no importa qué ideología. Porque esto es otra falacia, la del mensaje de que cada partido tiene una ideología que le distingue de cualquier otra formación. Se catalogan las ideologías en una especie de matices de colores, rojo,azul, naranja, morado (magenta), verde,etc, para crear confusión en los ciudadanos que deben andar muy finos a la hora de optar por una propuesta que realmente coincida con sus intereses y su modo de entender sus derechos y deberes. Y lo que es más importante, su íntima forma de pensar. Ayer. domingo, 31 de marzo de 2019, en Madrid los políticos quisieron sumarse en primera fila a la manifestación convocada por las asociaciones de la” España Vacía” como “Teruel existe” o “¡Soria, ya!, bajo el lema de “La revuelta de la España vaciada”.

Resultado de imagen de fotos de España VAcía

La situación fue tensa por el malestar de la sola presencia de altos representantes de todos los principales partidos a nivel nacional, PSOE (hasta cinco Ministros), PP o CIUDADANOS. Hay que tener la cara muy dura para querer protagonizar y solidarizarse habiendo ejercido el poder en los diferentes Gobiernos de España y autonómicos y haber abandonado a esa parte de España al triste destino de ver envejecer y morir a su población. Y los datos son elocuentes para provincias como Cuenca, Soria y Teruel que están en el límite de 12,5 habitantes por km2 que se considera como zona despoblada. Aunque hay otras como Ciudad Real o Guadalajara que están cerca de esa cifra. Un valor que se da en zonas tan exóticas como Laponia, o el norte y centro de Canadá. Una política que contrasta con la que siguió el régimen de Franco con el intento de repoblación simbólica del área rural creando unos cientos de pueblos (aquellos con el latiguillo “del Caudillo”), parcelando el territorio y fomentando la natalidad tras la muerte de más de un millón de españoles en la contienda civil.

Imagen relacionada

Y es verdad que la despoblación rural no es un tema que haya aparecido de la noche a la mañana, sino que comenzó por las precarias condiciones de subsistencia y elevada pobreza, que forzaron la migración de cientos de miles de españoles desde sus pueblos a las grandes ciudades de las diferentes provincias de España donde la construcción fue el principal motor, así como las zonas industriales y la creación de aquellos “polos de desarrollo”. Todo ello junto a la ingente migración al extranjero, principalmente a países de Europa. Una práctica que fue recogida por el cine español en películas en los años setenta en el comienzo del declive del régimen de Franco. A lo anterior se sumaba las campañas de migración temporal de mano de obra rural para trabajos concretos como la vendimia en Francia. La escena de los trenes repletos de trabajadores ha quedado en la hemeroteca del NODO y de la RTVE. España ha sido durante décadas un país de emigrantes obligados por la precariedad del trabajo y su baja remuneración y que fueron una fuente importante de ingresos de divisas para la recuperación económica. Y otro tanto pasa con los que viven de su trabajo en la agricultura o ganadería. El tinglado está montado con una serie interminable de intermediarios que perturban la rentabilidad del trabajo en el campo y ejerce de expoliador y de elemento disuasorio para los emprendedores.

La despoblación es inevitable cuando no existen contrapartidas que ilusionen a quienes preferirían huir de las ciudades, del estrés, de las aglomeraciones si vieran una oportunidad de emprender una actividad en un pueblo. Pero claro, es que en este siglo XXI las necesidades y las exigencias han aumentado y la gente ya no quiere malvivir y prescindir de los beneficios que se obtienen en las grandes ciudades en cuanto a la vivienda digna, educación, sanidad y seguridad. Los pilares de la convivencia humana. Y eso sin mencionar una serie de servicios complementarios básicos que facilten la implantación de negocios fijos viables, opciones de ocio y signos del progreso tecnológico. Como por ejemplo el acceso wifi y las infraestructuras de telecomunicaciones y transporte público con la mejora de las vías de comunicación terrestres. El aislamiento no debe estar reñido con la incomodidad. Y es precisamente esa incomodidad el que hace que vivir en determinados pueblos sea una tortura. Como el ver cómo tus hijos deben desplazarse a diario en transporte y hacer grandes recorridos por vías, no siempre seguras, para ir a escuelas o colegios. O que no exista una panadería, farmacia o tienda de alimentación quedando a expensas de vendedores ambulantes. Y este panorama es claramente una desincentivación para la mayoría de las parejas de jóvenes, con el hándicap adicional de las trabas de todo tipo, principalmente las económicas, para la procreación y la repoblación y asentamiento en esos pueblos abandonados y condenados a desaparecer.

El drama rural se lleva denunciando desde hace muchos años por programas de medios de comunicación como Onda Agraria que se emite en horario de madrugada los sábados y domingos en ONDA CERO y otros programas similares en otras cadenas de radio como Agropopular en la COPE los sábados o Agrosfera en la 2 de RTVE en ese mismo día. Los partidos políticos con responsabilidades de Gobierno local, autonómico o Nacional no han hecho nada para hacer una propuesta creíble, legislar y presupuestar fondos públicos para mejorar esta vergonzosa situación. Y es solo ahora, cuando ven sus escaños y poder peligrar por la dispersión del voto en las circunscripciones con baja densidad de población, (pero dopadas por la Ley D’Hont en cuanto a representación por número de escaños en juego), cuando muestran un hipócrita y populista interés por el futuro de esta población. Así que no me extraña el profundo rechazo y enfado de los manifestantes al ver cómo esos políticos se intentaban aprovechar para poder ser entrevistados por los medios, quitarles el protagonismo y hacer campaña electoral de la forma más vil,obscena, miserable y mezquina a la que ya nos tienen acostumbrados.

No sé si las medidas van a poder llegar a tiempo. Pero lo que no se puede es tomar el asunto de forma tan frívola como lo han hecho esos políticos que se apuntaron a la magnífica oportunidad que les brindaba esa manifestación que congregó a unas 55.000 personas en Madrid, en un desesperado intento de concienciar sobre el terrible problema que afecta a amplias zonas rurales de España. Y que además se seca. Menos mal que el denostado régimen de Franco se dedicó a la construcción de los imprescindibles pantanos, porque si no ahora estaríamos bebiendo agua de pozos y eso con suerte. Yo procedo de esa parte seca de España que se beneficia del trasvase Tajo Segura y que ve con tristeza cómo el PSOE de Pedro Sánchez se ha opuesto reiteradamente al trasvase del Ebro hacia zonas de levante y sureste de España, cediendo a las presiones de los separatistas catalanes y de los aragoneses. El agua es un bien nacional y la del Ebro, que por cierto se surte de aguas que proceden de Cantabria y de ríos del Pirineo como el Arga y el Aragón, no otorga legitimidad para la propiedad exclusiva que se quieren atribuir esas dos comunidades autónomas de Aragón y Cataluña, por el simple hecho de que el rio Ebro pase por sus comunidades camino de su desembocadura en el Mediterráneo.

España se desertiza por el cambio climático y los pueblos se abandonan ante el desinterés general de la casta política de España sin exclusiones.

¡Que pasen si pueden y su conciencia se lo permite un buen día!

P.D.: Hoy el régimen de Franco conmemoraba el llamado “día de la victoria” fecha oficial del final de la guerra civil y el triunfo de las fuerzas comandadas por el que luego sería el dictador durante casi cuarenta años hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975. España hoy no tiene nada que celebrar y sí mucho por lo que reclamar como que exista una democracia real en la que no haya discriminación entre ese voto dopado en circunscripciones de escasa y dispersa población y el voto de cualquier ciudadano en el resto del país, no en las elecciones generales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s