VOX, Ortega Lara y el juez Serrano

ANTONIO CABRERA 

 18 Ago 2019 

Decía en un artículo anterior que Ortega Lara y el juez Serrano son, sin duda, los referentes morales de VOX. El primero como símbolo de la libertad, la democracia y la dignidad contra el terrorismo; el segundo como abanderado de la lucha por la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, y contra la execrable ley de violencia de género y el feminismo feroz.

Pese a sus diferentes trayectorias personales y políticas, ambos tienen como denominador común su insobornable compromiso con la verdad; su valentía, sin sectarismos ni complejos, frente a los apesebrados muñidores de la corrección política. Sus trayectorias, firmes y ejemplares, han sido el faro ilusionante que ha guiado hacia VOX gran parte de sus casi tres millones de votantes. Los mismos que hoy se sienten traicionados, puteados y perplejos por la deriva del partido; por el incumplimiento de sus promesas electorales y sus pactos vergonzantes con el PP y C’s.

En este contexto no parece casual la desaparición de la escena política de ambos líderes de VOX. Ortega Lara, missing sin motivo aparente. Que sepamos. Y el juez Serrano, presidente de VOX en el Parlamento de Andalucía, desautorizado públicamente por su propio partido. ¿Motivo? El ilustre diputado y juez sevillano se permitió disentir -que no significa no acatar- de la sentencia del Supremo que el pasado mes de junio condenó a quince años de prisión a los miembros de La Manada. De inmediato la jauría progre, política y mediática- se tiró al cuello de Serrano. Y su partido, preso de un ataque de corrección política aguda, lo desautorizó públicamente sin preguntarle siquiera. El encargado de asestarle la puñalada trapera -incluso de amenazarlo con medidas disciplinarias- fue un tal Alfredo Hernández, todavía portavoz de VOX en el Parlamento andaluz. Días después, en declaraciones a ABC, Abascal insistía cínicamente en desautorizar a Serrano: «Deseo subrayar que, más allá de dimes y diretes y de lo que se ha dicho en redes sociales, VOX acata y respeta las sentencias judiciales»

El veto y el aislamiento de Francisco Serrano por la cúpula nacional de VOX no son nuevos. Se corresponden exactamente con la estrategia entreguista y políticamente correcta de Abascal tras las elecciones andaluzas; y muy especialmente tras las generales, autonómicas y municipales. Así, primero se lo quitaron de en medio en el Comité Ejecutivo Nacional. La excusa oficial para tan sorprendente decisión fue que como candidato debía centrarse en las elecciones andaluzas. En vista de eso, siendo diputado electo, cabeza de lista y portavoz de VOX en el Parlamento andaluz, Abascal lo volvió a vetar en las negociaciones con el PP y C’s para la investidura del nuevo gobierno de Andalucía. Su ninguneo lo hizo en favor de Ortega Smith: curiosamente, los ‘acuerdos’ para el futuro gobierno andaluz ahora tenían que llevarse desde Madrid. Y Serrano debía permanecer callado.

Con la presión del lobby feminista a las puertas del palacio de San Telmo y la claudicación vergonzante de VOX ante las ‘lineas rojas’ del PP y C’s en favor de la inicua ley de violencia de género, la estrategia de silenciamiento de Serrano se recrudeció. En consecuencia, bajo pretexto de lograr más agilidad y mayor reparto de funciones, el pasado mes de febrero VOX ‘remodeló’ su grupo parlamentario y cesó al juez Serrano como portavoz, nombrando en su lugar al tal Hernández, un desconocido abogado cordobés. A cambio, Serrano fue nombrado ‘presidente’ del grupo parlamentario. Un cargo ‘institucional y representativo’. Un cargo ‘honorífico’, sin contacto con los medios. El líder indiscutible de VOX en Andalucía convertido en un jarrón chino, silente y decorativo. Como guinda de esta cadena de atentados, su desautorización y la amenaza de sanciones disciplinarias por su discrepancia con la sentencia del Supremo adquiere su pleno significado.

A pesar de los vetos y descalificaciones impuestos al juez Serrano, lo cierto es que VOX se ha apropiado de su fama y su popularidad por su discurso en contra de la política o la ideología de género. Aunque ahora marque distancias o se aleje de las posiciones expresadas por Serrano en la sentencia de La Manada, Vox construyó una parte fundamental de su programa político -el referido a la violencia de género o el feminismo- aprovechando íntegramente los planteamientos del juez en esta materia. Se ha valido de su fama y de su liderazgo como abanderado de los hombres inocentes, maltratados y castigados por la infame ley de violencia de género en casos de separaciones y divorcios, para ganar votos y proyección pública.

En resumen: la purga está servida. Tanto es así que, según fuentes acreditadas, la patada a Serrano es inminente. Hasta aseguran que no volverá al palacio de San Telmo. Así, con el veranito, las vacaciones y tal, esperan que la militancia no arme demasiado revuelo y Serrano desaparezca en silencio. Por motivos estrictamente personales, naturalmente.Autor

Antonio Cabrera

Colaborador y columnista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s