Fuerzas Armadas Españolas, ¿defensoras de la integridad territorial y el ordenamiento constitucional, o mercenarios al servicio del mejor postor o de oscuros intereses?

La previsión es que el buque de la Armada llegue a Lampedusa este viernes por la tarde. El barco estaba preparado para recibir hasta 100 personas.

 Hubo un tiempo en que el Imperio Español dominaba el mundo y nuestros Tercios eran temidos en toda Europa.

 Un “tercio” era una unidad militar del ejército español durante la monarquía de la Casa de Austria. Los tercios fueron famosos por su resistencia en el campo de batalla, formando la élite de las unidades militares disponibles para los reyes de España de la época. Los tercios fueron la pieza esencial de la hegemonía terrestre, y en ocasiones también marítima del Imperio español. El tercio es considerado el renacimiento de la infantería en el campo de batalla, comparable a las legiones romanas o las falanges de hoplitas macedónicas.

Los tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos. El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de “viejos soldados” (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los hidalgos de la baja nobleza de los que se nutrieron, fueron causa de que acabaran siendo la mejor infantería durante siglo y medio. España tuvo el ejército más poderoso del mundo durante todo el siglo XVI y buena parte del XVII hasta que, poco a poco, su hegemonía fue decayendo, a medida que iba subiendo la relevancia de Francia o Inglaterra.

Desde entonces y hasta hoy, nuestro país ha tenido un papel secundario a escala mundial y nuestras fuerzas armadas apenas han participado en conflictos internacionales (afortunadamente, todo hay que decirlo).

Resultado de imagen de fotos ejercito español

Pero, ¿cómo es actualmente el Ejército español?, ¿es insignificante? Sería faltar a la verdad si afirmamos que somos una gran potencia, pero, nuestras fuerzas armadas ocupan un lugar medio alto a escala internacional y, aunque estamos lejos de Estados Unidos, China, Rusia, Francia o Reino Unido, seguimos siendo un país importante y nuestras fuerzas armadas son dignas de ser temidas todavía.

Con el fin de saber dónde está ubicado cada país, es interesante ver el índice –anual- Global Fire Power, un prestigioso ránking que tiene en cuenta hasta 55 factores, desde la disponibilidad de soldados susceptibles de ser movilizados ante un posible conflicto bélico, hasta el número total de armas de que dispone, pasando por factores geográficos o la industria local de armamento.

El último informe de Global Fire Power, en una lista de 137 países sitúa a España en el puesto 20, uno menos que el año pasado, aunque cabe decir que años atrás el ejército español ocupaba el puesto 28.

Por delante de España, evidentemente, y en orden de mayor a menor, se sitúan Estados Unidos, Rusia, China, India, Francia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Turquía, Alemania, Italia, Egipto, Brasil, Irán, Indonesia, Israel, Pakistán, Corea del Norte y Australia. En la mayoría de los casos se trata de grandes potencias económicas o países situados en zona de conflicto o dictaduras militares que invierten un porcentaje mayor que España en Defensa.

En el ranking del que venimos hablando, las fuerzas armadas españolas están por delante de potencias económicas como Canadá, Polonia, Arabia Saudí, Ucrania o Grecia.

Resultado de imagen de fotos ejercito español

El informe asigna a España 522 aeronaves, 172 helicópteros 18 de los cuales son de ataque, 327 carros de combate, 46 buques de guerra (destacando un portaaviones y seis fragatas) y 139.500 personas que forman parte del personal militar.

Italia, por poner un ejemplo, que está en el puesto número 11, tiene 831 aeronaves (aunque sólo tiene 94 aviones de combate frente a los 136 de España), 200 carros de combate (menos que España, aunque dispone de 4.000 vehículos blindados o 164 piezas de artillería autopropulsada frente a las 2.040 y 100 de España, respectivamente), 143 buques de guerra y un contingente militar de 357.000, aunque cabe destacar que Italia tiene una población de 62,2 millones frente a los 49,3 de España.

Alemania, en el puesto número 10 y con una población superior a los 80 millones de personas, tiene 613 aeronaves (122 de combate) o 65 helicópteros de ataque, 900 carros de combate (aunque sólo 209 piezas de artillería autopropulsada) y apenas 81 barcos de guerra, de ellos ningún portaaviones.

Dentro de los países de la OTAN el ránking califica a España como el séptimo país más poderoso y dentro de la Unión Europea como el quinto, siendo Francia el primero, seguido de Reino Unido, Alemania e Italia.

Aunque España no está en ninguna de las categorías entre los 10 primeros puestos, sí destaca que está entre los 13 países del mundo que disponen de un buque portaaeronaves (tanto aviones como helicópteros), en este caso el buque “Juan Carlos I”, pese a tener un carácter más polivalente. En este ránking, Estados Unidos se sitúa muy por encima del resto, con 20, seguido de Japón y Francia, con cuatro cada uno, Egipto, Reino Unido, Italia y Australia, con dos, y Rusia, Corea del Sur, India, Tailandia y China, junto con España, con uno cada uno.

Resultado de imagen de fotos ejercito español

Los que nos consideramos en sentido amplio, personas liberales, somos de la opinión de que, el mejor gobierno es el que menos se entromete en la vida de los ciudadanos, es decir un gobierno llevado a su mínima expresión, o sea, el que se limita a hacer cumplir los pactos entre particulares, se ocupa de la seguridad ciudadana (persiguiendo a los delincuentes de todo tipo), y nos protege de cualquier intento de agresión proveniente del exterior; en ese sentido es conveniente, y más en estos días en los que, el gobierno interino, presidido por un tal Pedro Sánchez, ha tenido la ocurrencia, de manera arbitraria y caprichosa y sin contar con el Congreso de los Diputados, de enviar a un patrullero de altura de la Armada Española, bautizado con el nombre de “Audaz P-45” hacia la isla italiana de Lampedusa, para ayudar a los negreros catalanes de “Open Arms” a introducir ilegalmente a africanos en Europa; conviene recordar lo que la Constitución Española de 1978, en su artículo 8º afirma respecto de nuestro ejército: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Resultado de imagen de fotos ejercito español

Pese a que nuestra Constitución nada dice respecto de que nuestras FFAA tengan por misión el mantenimiento de la paz, y tampoco que sus objetivos sean la estabilidad, ni la ayuda humanitaria  (conceptos extremadamente ambiguos y que dan posibilidad a una interpretación bastante laxa), sin embargo, el Congreso de los Diputados, en cumplimiento de lo que ordena la Constitución Española, también en el artículo 8, punto 2, aprobó la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional que atribuye a nuestras Fuerzas Armadas contribuir militarmente a la seguridad y defensa de España y de sus aliados, en el marco de las organizaciones internacionales de las que España forma parte, así como al mantenimiento de la paz, la estabilidad y la ayuda humanitaria.

La antedicha Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 especifica “…para que las FFAA puedan realizar misiones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional (es decir, que la misma Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional  reconoce que no las contempla nuestra Constitución), se deberán cumplir las siguientes condiciones:

Que se realicen por petición expresa del Gobierno del Estado en cuyo territorio se desarrollen o estén autorizadas en Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas o acordadas, en su caso, por organizaciones internacionales de las que España forme parte, particularmente la Unión Europea o la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el marco de sus respectivas competencias.

Que cumplan con los fines defensivos, humanitarios, de estabilización o de mantenimiento y preservación de la paz, previstos y ordenados por las mencionadas organizaciones.

Que sean conformes con la Carta de las Naciones Unidas y que no contradigan o vulneren los principios del derecho internacional convencional que España ha incorporado a su ordenamiento, de conformidad con el artículo 96.1 de la Constitución”.

Si realizamos una lectura atenta y comprensiva del artículo 19 de la Ley  de la Defensa Nacional, podemos llegar a interesantes a la vez que terribles conclusiones:

a) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 abole, de facto, el principio fundamental del derecho internacional: la no injerencia en los asuntos internos de otras naciones; idea, también que debe estar presente en las relaciones exteriores de España con cualquier país, y viceversa.

b) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional en el Art. 19 formula, sin tapujos una declaración de objetivos y de intenciones de lo que en la actualidad se denomina Nuevo Orden Mundial, motivo por el cual se justifica el intervencionismo por doquier.

c) La ambigüedad calculada que predomina en la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional prácticamente da carta blanca al Gobierno de España para participar en cualquier misión militar en el exterior sin necesidad de justificar sus motivos.

d) La Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional rompe con una seña de identidad de España, rompe con la tradición española de siglos en política exterior mantenida con enorme éxito por toda clase de gobiernos –independientemente del color que tuviera- hasta nuestros días, consistente en mantenernos neutrales ante los grandes conflictos mundiales, sobre todo bélicos, así como ante los menores fueran bilaterales o múltiples.

Amparándose en todo lo que vengo narrando, soldados de España están presentes en la actualidad, en el Golfo de Guinea, Mauritania, Senegal, Túnez, Líbano, Colombia, República Centroafricana, Somalia, Malí, Océano Índico, Afganistán, Estonia, Lituania, Letonia, Turquía, Iraq,… y así hasta 20 “misiones militares en el exterior”.

Resultado de imagen de fotos ejercito español

Es importante destacar que la presencia de España en

  •  Líbano implica, hasta el año 2018, el despliegue de entre 600 y 700 soldados, con un coste anual de 137,2 millones de euros. Desde el inicio de la misión, han fallecido en Líbano quince militares españoles, 1 por fuego israelí, seis por atentado terrorista y el resto en accidentes.
  • Colombia implica, hasta el año pasado, el despliegue de 18 observadores, de los que 14 son militares, dos guardias civiles y dos policías nacionales; con un coste anual de 4,1 millones de euros.
  •  Océano Índico, hasta el año 2017 significó el despliegue de 50 militares y un avión de vigilancia marítima P-3 ‘Orión’ o CN-235 ‘Vigma’, con base en Yibuti; con un coste anual de 134 millones euros.
  •  Somalia, hasta el año pasado, supuso el despliegue de 16 soldados, más otros dos puestos que rotan entre España, Alemania y Suiza, a lo que hay que sumar dos en Bruselas. Coste anual: 4,5 millones euros.
  • Malí, hasta el año pasado, supuso el despliegue de unos 128 militares y un gasto anual de 89,2 millones euros.
  • Senegal, hasta el año pasado, supuso un gasto anual 27,6 millones euros.
  • Mediterráneo central meridional, frente a las costas libias, supuestamente para luchar contra las redes de tráfico de personas, prevenir flujos de migración irregular y evitar que muera más gente en el mar… supuso hasta el año pasado un gasto de 67 millones euros.
  • República Centroafricana implica, hasta el año 2017, el despliegue de 30 soldados, o lo que es lo mismo: un gasto anual de 15,4 millones euros.
  • Afganistán: Unos 20 soldados destinados al Cuartel General de Kabul. Coste anual: 4,7 millones euros.
  • Estonia, Letonia y Lituania: cuatro “cazas” del Ejército del Aire, con un coste anual de 20,6 millones euros.
  • Turquía: 149 militares, más una batería Patriot de seis lanzadores, un radar y una planta de energía. Coste anual: 35,8 millones euros.
  • Irak: Unos 484 soldados, cuyo grueso se encuentra en el centro de adiestramiento español en Besmayah. De ellos 20 en los cuarteles generales en Bagdad y Kuwait City (Kuwait) y, otros 72, en obras de infraestructuras. Además, 25 guardias civiles. Coste anual: 97,8 millones euros.
  • “Zonas diversas”: Operación de la OTAN enfocada en el conocimiento del entorno marítimo para disuadir y luchar contra el terrorismo, así como mitigar el resto de amenazas. Medios humanos y materiales: Un submarino, un patrullero de altura listo para salir a la mar en 48 horas a petición. Un elemento de Mando y Control de Operaciones Especiales con base en Cartagena. Autorización diplomática permanente para las bases de Cartagena y Rota. Coste anual: 23,8 millones euros.

Grupos navales permanentes de la OTAN.- son las fuerzas que proporcionan una presencia marítima permanente a la OTAN y las primeras que se activan, incluso antes de que se declare una crisis. Medios humanos y materiales: Las Agrupaciones Navales Permanentes de la OTAN, que incluyen los grupos de escoltas (SNMG) y los grupos de caza-minas (SNMCMGs, son las fuerzas que proporcionan una presencia marítima permanente a la OTAN. Coste anual: 86 millones euros.

España estaba presente en 2018 en cuatro misiones bilaterales en el Golfo de Guinea, Mauritania, Senegal y Túnez; tres bajo bandera de la ONU en Líbano, Colombia y República Centroafricana; seis bajo bandera de la Unión Europea en el Océano Índico, Somalia, Malí, Senegal, el Mediterráneo y la República Centroafricana; y siete con bandera de la OTAN en Afganistán, el Báltico, Turquía, Irak, dos en varias zonas –Sea Guardian y Grupos Navales Permanentes de la OTAN– y Letonia. El número de soldados desplegados ronda los 3.000, más toda una serie de medios materiales.

Imagen relacionada

Según datos oficiales del Ministerio de Defensa, desde 1994, en que se llevó a cabo la primera de lasmisiones, hasta el 2010, España gastó unos 6.400 millones de euros en ellas; o sea unos 400 millones anuales; la cifra esasí, global, porque el Ministerio de Defensa no realiza ningún desglose, ni pormenorización, lo que lleva a pensar que las cuentas no sellevaban con la debida pulcritud. Desde 2011 a 2014, el coste ya se desglosó en tres apartados: gastos de inversión ymantenimiento (1.714 millones desde entonces), bienes y servicios (1.022 millones), y personal (416 millones).

Así pues, España, o mejor dicho, los españoles desembolsamos en dichos cuatro años más de 3.150 millones para sufragar estos contingentes.

En 2015España gastó 1.003,75 millones y en 2016 el gasto fue de 771,11 millones de euros.

Pese a que nuestros gobernantes nos lo oculten, y los medios de información, aduladores y trovadores procuren no informar de ello a los españoles, conviene recordar por muy obvio que sea que, aunque España forma parte de algunas organizaciones internacionales y se haya adherido a determinados convenios, nuestro país posee el derecho a decidir dónde, cómo y hasta qué punto actúa militarmente.

Llamemos a las cosas por su nombre, sin maquillaje de clase alguna, sin circumloquios: no es obligatorio, incluso aunque se cumplieran las condiciones del artículo 19 de la Ley  Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional, como ya dije más arriba, absolutamente inconcretas, casi un cajón de sastre,  que España participe en una misión militar internacional, y mucho menos a hacerlo para cumplir los deseos de otras naciones.

Imagen relacionada

 España, por mucho que algunos nos traten de engañar, contándonos que somos los “más, más”, es una nación sin apenas influencia en el Mundo, de recursos económicos bastante limitados, con intereses reales en muy pocas, escasas zonas del planeta, y que después de más de cuatro décadas de decadencia, debido a gobiernos felones, y tras una enorme pérdida de prestigio –los éxitos deportivos de poco o nada valen– y después de una política exterior errática, oscilante, titubeante y demagógica, siempre a remolque de otros, poco –por no decir NADA, somos allí donde se toman las decisiones que a todos nos afectan. No podemos olvidar que las misiones militares internacionales son, en realidad, parte de nuestra política exterior, por lo que si ésta tiene bastante que desear, en lo que respecta a lo militar, es el colmo de los colmos.

Pero, para más INRI, España es una nación con gravísimos problemas de unidad y cohesión interna y, para recochineo nuestros ejércitos son cuestionados por amplios sectores de la población, especial en las regiones en las que gobiernan partidos cuyo objetivo es romper la Nación Española, habiéndose llegado al extremo –con la connivencia y complicidad de los diversos gobiernos centrales habidos desde la muerte del General Franco hasta la actualidad- de que de facto las Fuerzas Armadas Españolas han sido se las ha expulsadas de esas regiones; aunque, todo hay que decirlo, apenas nadie de las Fuerzas Armadas Españolas ha hecho nada por evitarlo….

Es pues, un absurdo que se promuevan “misiones” para que nuestros ejércitos actúen en el exterior, cuando en el interior no siempre, ni en todo lugar lo pueden hacer, o no se las deja.

También es del género estúpido querer  vivir de las rentas, pensar que somos lo que no somos, y que todavía somos lo que fuimos en tiempos ya pretéritos. Querer vivir de las glorias pasadas es absurdo, y más cuando el espectáculo interno que ofrecemos al mundo es vergonzoso.

Es por ello que, para que las Fuerzas Armadas cumplan con el papel que les tiene asignada la Constitución Española de 1978, para preservar fundamentalmente nuestra integridad territorial, para preservar nuestra soberanía e independencia, y, por supuesto, los interese de España, nuestros gobernantes deben siempre mirar con lupa dónde, cómo y hasta qué punto enviar a nuestros soldados, aunque sea bajo el camuflaje de la ONU, de la UE o de la OTAN; organizaciones que, no se olvide que están dominadas por unos pocos, los de siempre, y cuyos objetivos suelen ser opacos y por lo general no suelen ser los que esas mismas organizaciones proclaman y publicitan, sino todo lo contrario, y suelen cambiar como cambia de dirección una veleta, movida por el viento.

A la hora de decidir la implicación de nuestras FFAA en una misión exterior es imprescindible tener en cuenta que sus objetivos sean conformes a los siguientes aspectos:

a) Responder contra una agresión directa contra nuestra soberanía nacional.

b) Responder contra una agresión directa contra nuestra independencia.

c) Responder contra una agresión directa contra nuestra integridad territorial.

d) Responder contra una agresión directa contra uno o varios de los países de la organización o tratado internacional al que pertenezcamos.

e) En cualquier otra circunstancia, es decir, cuando no se trate de las cuatro anteriores, se deberá valorar con suma atención:

— El interés real –el rédito tangible– que pueda reportar para España.

— El riesgo que suponga nuestra injerencia en asuntos internos de otro país o en los de una zona.

— La previsión de su coste a corto, medio y largo plazo.

— Que en ningún caso el despliegue de nuestras FFAA en el exterior suponga riesgo alguno para el cumplimiento de todas las potenciales misiones que tienen asignadas en el territorio nacional.

Con tales parámetros, quedaría cumplido no sólo el mandamiento constitucional de las FFAA, es decir, nuestra soberanía nacional, nuestra independencia, nuestra integridad territorial, sino que también haríamos honor a nuestros compromisos internacionales, y sólo en última instancia podríamos buscar otros beneficios coyunturales, siempre velando por el correcto uso de nuestros recursos económicos y procurando, siempre, no desamparar nuestra seguridad interior.

Es absolutamente inadmisible que nuestras FFAA se dediquen a solucionar problemas ajenos, y desatiendan los propios.

Son muchos los que se pasean sacando pecho por todo lo largo y ancho de este mundo, mientras en territorio español no se atreven ni a lucir el uniforme por la calle. Mientras la publicidad oficial nos muestra fotografías en las que niños y mayores con indumentarias exóticas sonríen y vitorean a soldados españoles, hay regiones de España, de nuestra patria, de las que les han echado con cajas destempladas y ellos… se han ido; mientras que nos muestran sus armas y sus ejercicios de tiro, allí donde gobiernan partidos políticos que pretenden romper España, con la entusiasta colaboración de los partidos autodenominados “progresistas”, se boicotean “juras de bandera”, desfiles, o se veta la participación de las FFAA en ferias y eventos de cualquier índole.

En fin, antes de terminar, volvamos al principio, a lo que dice la Constitución Española de 1978: La misión fundamental, por no decir la única, de nuestras FFAA es la defensa de la soberanía, independencia e integridad territorial de España, de la nación, de la patria y basta echar un vistazo a las noticias para darnos cuenta de que no la cumplen. Los ejércitos de España contemplan desde el Líbano, Colombia o Letonia la desintegración de España como si con ellos no fuera la cosa, como si no tuvieran responsabilidad, como si nada les afectara, como si se tratara de algún planeta lejano.

De veras que es bochornoso que haya mandos de nuestros ejércitos que se jacten, vanaglorien de estar presentes en los cinco continentes (como cuando aquello de que “en España no se ponía el sol”, al tiempo que están ausentes en la defensa de la Nación Española.

La profesionalización de las Fuerzas Armadas, llevada a cabo por el PP cuando el sobrevalorado José María Aznar decretó la desaparición del servicio militar obligatorio, ha convertido a nuestros ejércitos en fuerzas mercenarias. A la vez que lo anterior, se ha privado a los nuevas generaciones de españoles de aprender a conocer y amar a España, de tener conciencia de que puede que algún día la tengan que defender hasta con la vida; se les ha hurtado a las nuevas generaciones la posibilidad de saber que lo que les dicen muchos –generalmente los que se hacen llamar “progresistas”- es un absoluto embuste, pues España es una y somos todos.

A este paso, puede llegar un día (¡Ojalá nunca ocurra!) en que cuando los soldados españoles regresen de una de sus estancias en el extranjero no tengan dónde aterrizar porque España haya dejado de existir, y los caciques y oligarcas de los múltiples mini-estados, de las diversas taifas en que España acabe desintegrándose no les den permiso.

Carlos Aurelio Caldito Aunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s