Sánchez, el profanador de tumbas

ANTONIO CABRERA – 21 Oct 2019

Hoy, lunes 21 de octubre de 2019, Pedro Sánchez inicia la heroica profanación de la tumba de Franco que finalizará el próximo jueves 24, a las 10.30 horas, con el traslado de sus restos al cementerio de Mingo Rubio. Por Real Decreto, sin debate parlamentario, sin consenso político ni popular -porque él lo manda-, se procederá a exhumar los restos de Franco 44 años después de su entierro en el Valle de los Caídos: un funeral de Estado, con solemnísimos honores, ordenado y presidido por Juan Carlos I con el respaldo del gobierno de Arias Navarro, el gobierno legítimo de entonces, al que asistieron Jefes de Estado o representantes de primer nivel de todo el mundo.

Hoy, Pedro Sánchez, secretario general del PSOE y presidente de Gobierno en funciones, desenterrará heroicamente el cadáver de quien fue Jefe del Estado, en contra de los deseos de su familia, de la autoridad eclesiástica y de millones de españoles. Se lo arrebatará a su familia y lo enterrará como a un perro, sin testigos, sin cámaras, en secreto, sin honores ni respeto; con ‘nocturnidad’ y alevosía donde ha decidido el Gobierno, no en la cripta familiar de La Almudena como quiere su familia. Hoy, en España, el Gobierno decide dónde, cómo y cuándo se entierra a un muerto, ignorando los derechos y voluntad de su familia. Algo inconcebible hasta en las más brutales dictaduras. Así quiere entrar Sánchez en la Historia. Mientras, Felipe VI otorga y calla.

Sánchez ha buscado -y encontrado- en la prevaricación continuada del Tribunal Supremo y el Constitucional su coartada «legal» para la valiente profanación de la tumba de Franco y su entierro en el lugar que designe el Gobierno. Y ello, con el enérgico silencio de la oposición: la «derecha» cobarde del Partido Popular de Pablo Rajoy Casado y del partido Cs de Albert Veleta Rivera. Incluso Sánchez, indigno presidente de Gobierno de España en funciones, se ha permitido la desvergüenza de insultar la dignidad de España, la del actual Jefe del Estado, la de sus gobiernos precedentes y la de los españoles en general, anunciando en la Asamblea General de la ONU la exhumación del «dictador» como un hecho «histórico». A moro muerto, gran lanzada.

Cuando se necesita explicar lo obvio, mala cosa. Los cómos y porqués de la exhumación de Franco por Sánchez, el okupa de la Moncloa, 44 años después de su muerte en la cama y de su entierro con los correspondientes honores de Jefe de Estado. Una profanación sin precedentes en la Historia de España; un acto infame, inmoral, cobarde y repugnante. Una muestra de venganza, odio y revancha canallesca como estúpido recurso para la imposible reescritura de la Historia y, supuestamente, para ganar votos.

Pero así son las cosas: es lo que hay en esta olvidadiza y cainita España nuestra. La que hoy ha liquidado el espíritu de la Transición. La España que dolía a Unamuno: «Soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; español sobre todo y ante todo». En aquella época de unamunos, joseantonios y ortegas, España dolía.

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s